Drenaje linfático manual

El drenaje linfático es una técnica de masoterapia dentro del masaje manual que requiere para su práctica de un profundo conocimiento del sistema linfático. Para su aplicación es preferible siempre la utilización de las manos a la de cualquier máquina, ya que el drenaje manual moviliza incluso las proteínas linfáticas y porque al tratarse de un masaje, posibilita un intercambio energético entre el técnico y el cliente, lo que aportará beneficios adicionales.

El sistema linfático, totalmente diferenciado del sistema de circulación sanguínea, está formado por multitud de capilares muy ramificados presentes en todo nuestro organismo, cuya misión es recoger y transportar los líquidos intersticiales. Estos capilares se van uniendo para formar otros vasos más gruesos que finalmente vierten su contenido al torrente sanguíneo por medio de dos canales: el conducto Torácico para la parte izquierda de nuestro organismo y el conducto Linfático para la parte derecha.

Los líquidos intersticiales cuando son transportados por el sistema linfático se denominan linfa y está compuesta, además de agua, por proteínas y grasas; junto a estos elementos viajan linfocitos, restos celulares y sustancias de desecho procedentes de la actividad celular.

Drenaje linfático manual

En el recorrido de los vasos linfáticos, en ciertas partes de nuestro organismo (cuello, axilas, abdomen, ingles, etc.) se situan los ganglios linfáticos, verdaderas fábricas de linfocitos, cuya misión es capturar de la linfa los microorganismos que hayan podido invadirnos.

El sistema linfático es extremadamente lento en su circulación, ya que no tiene una bomba como el corazón que lo empuje, su movimiento está inducido por las contracciones musculares y peristálticas y las pulsaciones arteriales.

Las maniobras del drenaje linfático manual se realizan con las yemas de los dedos, suavemente y de forma muy lenta, resultando totalmente indoloras. Su finalidad es liberar los canales linfáticos primero y después movilizar la linfa hasta los ganglios linfáticos para la eliminación de sus excedentes, sustancias nocivas y de desecho y microorganismos patógenos.

El drenaje linfático manual está indicado para la mayoría de los edemas, hematomas, acné, varices, fibromialgia, postoperatorios, traumatismos por accidentes o deportivos, afecciones respiratorias, artrosis, artritis, piernas cansadas, ansiedad, estrés, etc.

La persona que solicite drenaje linfático, deberá indicar al técnico exhaustivamente su estado de salud y dolencias presentes y del pasado a fin de determinar de forma previa si existe alguna contraindicación a su aplicación.

Para una mayor información sobre el sistema linfático: "Anatomía del lenguaje linfático"

Si tiene alguna duda o desea concertar una cita, por favor, contacte con nosotros.

947 47 17 31
630 476 800